8e211667d19f45d3b6ed973cb1d603507ea8dbfc Más vale bueno por conocer...Que sí, hombre (o mujer)

Más vale bueno por conocer...Que sí, hombre (o mujer)

En el artículo anterior 'Más vale malo conocido que.. ¿De verdad?', ya dije que esta era una las peores frases que se habían inventado.

Da igual que lo bueno no lo conozcas aún. Si es bueno, ¿por qué no intentar conocerlo?

Para que intentes vencer a tu miedo al cambio, sin que el corazón te palpite a gran velocidad y sin que dejes de respirar normalmente, aquí tienes 3 consejos:


1. Trata de salir de tu zona de confort.

Así, de primeras, suena muy bien y muy fácil. Pero no lo es. Como todo, necesita de práctica. Y es un proceso que hay que hacer poco a poco. Y es que sentirse a gusto con el cambio y con la incertidumbre lleva su proceso.

Hay que atreverse a probar nuevas experiencias, lo que te hace salir de tu rutinaria rutina. Esto aumentará poco a poco tu tolerancia a la incertidumbre y a los resultados inciertos.


2. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Pero de verdad

La incertidumbre la odiamos. No la soportamos nada bien. Nos da más miedo lo nuevo que saber con certeza que el resultado no será bueno. Vas a tener menos ansiedad cuando ya sabes seguro que algo malo va a pasar. Y claro, la vida es incertidumbre, así que...

Cuando vayas a hacer algo nuevo o estés en una situación incierta, puedes preguntarte ¿qué es lo peor que puede pasar? De lo que se trata no es que pienses en situaciones totalmente irreales, sino intentar ver qué situaciones negativas podrían suceder.

Y si las cosas ocurren como las habías imaginado, pues eso que ya has ganado, ya que estabas preparado mentalmente. Y si no, pues te alivia bastante


3. Describir lo que estás sintiendo

No es nada bueno esconder o ignorar por completo tus emociones. Muchos recomiendan que expresar en voz alta las emociones va estupendamente. Y es que suelen afirmar que "si lo nombras, lo domas".


Aún que apliques estos sencillos y a la vez difíciles consejos, te constará reprogramar tu cerebro. Pero tienes que tener en cuenta que, aunque tengas miedo a lo nuevo, la vida es cambio, un cambio continuo que no se detiene.


l

0 vistas