8e211667d19f45d3b6ed973cb1d603507ea8dbfc

Malditos Socios,S.A.

UN POCO DE HUMOR SOBRE EL CONFLICTO SOCIETARIO

Al principio de los tiempos de la empresa, todo era felicidad entre los socios. Al cabo de un tiempo, todo era odio entre los socios.

De lo que puedes estar casi seguro, es que si emprendes un negocio con otro socio u otros , tarde o temprano surgirán entre vosotros desavenencias, en muchos casos insalvables, y que afectarán de forma negativa a vuestra empresa.

No te preocupes. Te ocurrirá sí o sí. ¿Y por qué una relación tan idílica entre dos personas termina a veces a tiros? Por varios motivos, y no todos justificables. Otros sí.

En su libro ‘El Libro negro del emprendedor’, Fernando Trías, afirma que la principal causa de problemas entre los socios se deriva de la premisa “yo aporto más que el otro” .”Menos mal que estoy yo, que si no es por mi, la empresa se queda sin jefe hasta las 12 del medio-día” “no se puede ir a trabajar sólo por la tarde” “Se piensa mi socio que con hacer un cliente más que yo a la semana ya se puede tocar más las narices, y yo, que estoy de sol a sol en la empresa…Eso no se me valora”. Y más y más y más… ¿Te suena algo de esto?

Y claro, esto hace que lo que era amor en un principio, se convierta en recelo y en animadversión mutua. “¿Quién me mandaría a mí echarme a este de socio? Con lo a gusto que estaría yo solito”. Pues lo siento, haberlo pensado antes…

Ese día de hartura máxima, en el que ya no puedes más con la vida y con el socio, llegas a casa ‘destrozado’. Tu socio ha conseguido un pedazo de cliente, sí, y tú llevas sin traer uno a la empresa desde hace tiempo. Pero claro, como trabaja menos que tú, ya llevas tiempo odiándole por eso…Y en una confesión sin precedentes a tu mujer/esposo, le dices que “elimbécildetusocio” trabaja menos que tú, y tal y tal y tal. Tu esposo/mujer, que va contigo a muerte, se lo cree.

Y desde ese día, ya has instalado en su corazón virgen empresarial el sentimiento de odio hacia el socio-enemigo…Y así un día tras otro, convirtiéndose tu mujer/esposo en tu valle de lágrimas, tu confesor y tu aliado fiel contra el socio-enemigo…Y al final, tu mujer/esposo, incluso te anima a que lo dejes, que te separes de tu socio-enemigo. Ya has conseguido que le odie tanto como tú , y por eso hasta se permite opinar en esos términos (lo mismo lo dice para que le dejes en paz, que también puede ser)..

Y si el socio-enemigo hace lo mismo con su mujer/esposo que tú, pues la cosa se complica. Una empresa, 2 socios que se odian, 2 facciones que no se soportan. Estalla el conflicto…Ufff, pinta mal la cosa, eh..?

Cuando uno elige a alguien como socio, tiene que pensarlo muy bien. La gran mayoría dedica poco tiempo a la tarea de elegirlo. No se trata de hacer el proceso más largo que un culebrón, pero al final, te das cuenta de que deberías de haber sido más cuidadoso en la elección.


Continuará…Tal vez

10 vistas