8e211667d19f45d3b6ed973cb1d603507ea8dbfc No son mis socios...

No son mis socios...

Una situación muy habitual un sábado a las 4 de la mañana. Después de varias horas de copas, se te calienta el morro y a ti y a tus amigos. Y esa idea de negocio que tenías pensada, y que nadie conocía salvo tú,la decides lanzar (bueno, ni tú ni nadie decide a esas horas. Tu ego, sí) a la audiencia; “Tengo pensado montar algo, bla,bla, bla…Si os animáis…” En ese momento, un miembro de tu grupo te responde diciéndote que sí, que le gusta la idea, y que por él, montáis la empresa.

No hace falta decir que tu futuro socio conoce el mercado al que se dirige tu proyecto igual que tú, ni mejor ni peor, pero tu comentario le ha hecho reaccionar y envalentonarse. El lunes habéis quedado para hablar de vuestra idea negocio (¡vaya, ¿no era tuya?) Pues ya ha dejado de serlo. Y acudes a la cita con tu amigo-socio con el run run del arrepentimiento por habérselo dicho. En fin…No hay vuelta atrás.

Y tras la reunión informal con tu amigo-socio, sales convencido de que menos mal que dijiste que ibas a montar una empresa, y que inevitablemente necesitabas su ayuda y la sociedad con él. Y para celebrarlo, os vais a tomar unas cañas para celebrar vuestra sociedad…A ver, criatura, ¿no te podías haber mordido la lengua en ese momento? (bueno, es difícil, ni tú ni nadie con ese volumen de alcohol).

¿De verdad crees que necesitas un socio para crear un negocio que los dos conocéis por igual? ¿O es que lo dijiste para reafirmarte a ti mismo en tu idea, animarte a seguir adelante, o lo que es lo mismo, lo dijiste porque en el fondo eres un ‘cagao de la vida’? Apostaría a que un gran porcentaje de eso que no callaste obedece a tu miedo. Con tu nuevo socio, tu miedo a tu nueva vida, a tu emprendimiento disminuye. Sientes que tu miedo a emprender se divide, ya no serás el responsable total y único de tu fracaso. Que a lo mejor es más cómodo de digerir Eso sí, serás la mitad de responsable en el éxito.

Por favor, no entiendas esto que estoy diciendo como que los socios no son necesarios y que no debes asociarte. No. Pero los socios son necesarios si tu trabajas en tu idea sólo, y te asocias con un socio capitalista que mete muy poco la nariz en el negocio o que conoce infinitamente mejor que tú el sector de actividad al que tú quieres acceder, o en otro caso, cubre una deficiencia en el negocio que tú no puedes cubrir. Parece mentira que ignores una de la frases más sabias que hay en el mundo de la empresa: “A medias, ni las medias”. Pues eso…


Este artículo está incluido dentro de mi ebook 'WORKHARD' (Trabajo duro). Puedes bajártelo de manera gratuita aquí..

#socios #emprender #emprendimiento #emprendedor #empresarios


3 vistas