8e211667d19f45d3b6ed973cb1d603507ea8dbfc Si compites, ya estás perdiendo...

Si compites, ya estás perdiendo...

Una de las muchas limitaciones que nos hemos autoimpuesto, es asimilar literalmente la definición de ‘competencia’, entendiéndola como ‘la disputa entre personas (o empresas, etc,..) que aspiran a un mismo objetivo o a la superioridad en algo.

En la definición de ‘competencia’, se sobreentiende que tiene que haber, sí o sí, un ganador y un perdedor. Así de sencillo. Al ver así la competencia, ganador-perdedor, esta forma de entenderla, la trasladamos también así al ámbito empresarial.

Lo ideal es entender la palabra ‘competencia’ como empresas afines a tu actividad, y no como empresas afines a tu actividad que van a rivalizar contigo para ver quién es la que gana y quien es la que pierde.

Si vas a competir con empresas parecidas a la tuya, con el objetivo de ganar, ‘si yo gano, tu pierdes y viceversa’, puede que te estés equivocando. Tu objetivo debe de ser evitar competir

¿Cómo? ¿Tengo que dejarme `pisotear` por mis empresas afines dentro de mi sector? No, no se trata de eso. Si quieres tener éxito realmente, lo más aconsejables es no competir. Y te preguntarás por qué tienes que hacerlo.

Cuando compites con alguien, en el juego de ganar o perder, te estás comparando continuamente con la otra parte. Y también, estás pensando. que el éxito, el dinero, y el pastel a repartir es limitado. Al competir, comparándote con los demás y luchando por tu porción de la tarta, te estás limitando a ti mismo. Al tiempo que limitas tu habilidad para crear.

¿Entonces por qué tengo de quejar de competir? El concepto de ‘competencia’ como ganador-perdedor es un síntoma de escasez. Crees que hay una tarta muy pequeña muchos, y no es cierto. Aunque tu competencia gane mucho, habrá mucho para ti. Que una empresa afín a la tuya tenga éxito , no tiene ni tendrá ningún efecto sobre tu propio éxito…

Y lo más importante de todo, además de no competir, deberíamos desear que nuestro prójimo tuviera éxito. Eso es la generosidad en estado puro. Y ya sabes de sobra que la generosidad vuelve a nosotros

48 vistas