8e211667d19f45d3b6ed973cb1d603507ea8dbfc

Tu zona de confort...Y dos zonas más...

Hablar de la zona de confort es ya muy aburrido. Todo el mundo la conoce, y por cierto, demasiado bien.

El término está demasiado trillado, y no merece demasiados comentarios. Y sabes que en esa zona estás seguro, fuera del peligro, que es una zona que dominas, y en la que las cosas te resultan fáciles, conocidas, ya sean agradables o no...

Esas rutinas que tanto te gustan, tus hábitos, tus habilidades, actitudes y comporta-mientos son parte de esta zona de confort.

Sí, es probable que haya cosas que nos gustaría cambiar, pero nos cuesta un mundo dar ese salto a lo desconocido. Seguramente, habrás oído infinidad de veces frases como la siguiente: "Tienes que sacrificarte, es lo que debes de hacer. Debes de trabajar mucho y aceptar tu destino. Y no sueñes demasiado, porque es perder el tiempo".


Y hay vida después de la 'muerte', o al menos , tras tu zona de confort. Tras el confort, está la zona de aprendizaje. Cuando decimos salir de la zona de confort,vamos direc-tamente a esta zona.

En esta zona de aprendizaje, ampliamos nuestra visión del mundo, aprendemos, descubrimos, experimentamos cosas nuevas.

Pero claro, a muchos esto les encanta, pero a otros muchos, les da miedo, y creen que meterse en esta zona es un auténtico peligro, y por eso, se quedan tranquilitos en esa zona de confort.


Tras este zona, podemos ver la zona de no experiencia . Da miedo esta zona, una zona en la que si experimentas o lo intentas, puede salirte mal.

En esta zona de no experiencia, puedes crecer, intentar conseguir tus metas y te podrán asaltar esos malditos miedos: miedo al fracaso, miedo al éxito, miedo al qué dirán...

Y lo mejor que puedes hacer en esta zona es creer en ti. Si no luchas por tus sueños, ten en cuenta que nadie lo va a hacer por ti.

12 vistas